Apostar y tentar al azar siempre han sido aficiones del ser humano, eso es un hecho. Ante esa necesidad nacieron los casinos, lugares donde se puede apostar a que se va a dar un resultado concreto para recibir cierta cantidad de dinero a cambio. Actualmente es un ámbito más que asumido por la sociedad moderna, pero... ¿de dónde viene?.

En la actualidad, basta darse una vuelta por cualquier ciudad para encontrar un casino. De hecho, ahora incluso es posible acceder a uno desde tu propia casa. Empresas como Bet365, PokerStars, Betfair y muchas otras están aprovechando el filón de esta industria adaptándola a los tiempos que corren, proporcionando tanto comodidad como diversidad a todos los jugadores.

Pero lo cierto es que el concepto de casino se remonta aproximadamente al 2500 a.C en la cultura oriental china, pero fue más o menos alrededor del 1500 a.C donde los comerciantes y la gente con mucho poder apostaban a las carreras de caballos, usando para ello sus bienes. Evidentemente, la palabra casino como tal entonces no existía, pero ya se iba acuñando una industria que miles de años después mueve cada día decenas de millones de euros.

Las apuestas han formado parte de la historia del ser humano desde entonces. Civilizaciones tan magnánimas como la egipcia o la romana contaban con auténticos expertos en este sector. Intercambiaban objetos de valor para tratar de predecir qué resultado iba a tener una competición de salto, de pelota o el tan conocido como combate entre gladiadores. A partir de ahí este mundo no ha hecho más que crecer, formando parte de cada periodo histórico uno por uno. Por ejemplo, en la época medieval era habitual apostar en los torneos de justa, pero por aquel entonces era algo reservado puramente a la aristocracia.

casino


No fue hasta entonces cuando el negocio se formalizó y adquirió una nueva dimensión. Ahora mismo juegos de casino como ruleta, blackjack o póquer están presentes en las casas más famosas como William Hill o Bet365 (por nombrar algunas), pero hasta mediados del siglo XV no existía nada de esto y todo se limitaba a meras transacciones entre personas. A partir de esa fecha, todo ha ido en aumento hasta el gran modelo de negocio que conocemos hoy.

Por ejemplo, en la obra maestra de Miguel de Cervantes ya aparece el nombre de veintiuna, lo que indica que ya por el 1600 se jugaba al blackjack o al menos a alguna de sus variantes. En el caso de esta modalidad de casino, se desconoce la fecha exacta de su creación, pero aparece en innumerables ocasiones. Escritos, novelas y libros lo nombran sin parar como un juego donde los matemáticos retaban al casino con la intención de doblegar a la banca. Sin duda, el gran auge del blackjack tuvo lugar a principios del siglo XX en Estados Unidos como seguro que habrás visto en decenas de películas, pero ya en el medievo existían alternativas donde los naipes se imprimían a mano. A día de hoy, el blackjack es probablemente el juego de casino más conocido por todos junto a la ruleta. De hecho y a modo de curiosidad, cada día son miles de jugadores los que juegan tanto en casinos tradicionales como en casas online como Bet365 o 888. Es una variante que apasiona tanto a los aficionados al azar como a los amantes de los cálculos matemáticos y ahí reside su éxito.

En lo que respecta a la ruleta, tiene su origen como tal en Francia a mediados del siglo XVII. Se dice que su pionero fue Pascal, el famoso inventor de la calculadora. Sin embargo, hay escritos anteriores a esa fecha que nombran juegos prácticamente similares a este en otros lugares. Se les conocía como Biribi, Hoca o Ace of Hearts dependiendo del país, pero la estructura de juego y la metodología eran prácticamente similares. Ya a principios del siglo XIX, su fama se extendía por toda Europa tras el boom que tuvo en Francia y de ahí dio el salto a la gran mayoría de casinos de todo el mundo. En la actualidad, no hay salón de juego físico u online que no incluya esta modalidad e incluso salas como Bet365 ofrecen suculentos bonos de primer depósito para que puedas iniciarte con la mayor cantidad de fondos posibles.

Como dato curioso, la suma de todos los números de la ruleta da como resultado la cifra de 666, conocida en muchas culturas como el número del diablo, de ahí que siempre haya existido mucha superstición en todo lo que le rodea. Siempre se ha tratado de un juego de azar donde por un pequeño porcentaje la banca gana al largo plazo, pero son muchos los casos conocidos en los que personas o familias han ganado grandes sumas de dinero.

Uno de las historias más afamadas dentro del panorama español es la de la Familia Pelayo, un clan que se basaba en la premisa de que algunas ruletas de casino tendrían taras físicas y se le podrían sacar provecho a largo plazo. Estudiaban tanto las piezas de su mecanismo como el historial de números que salía durante días e incluso semanas, llegando a formar un patrón después de hasta 5000 jugadas que les mostraba el punto débil de la ruleta. Durante los años noventa, se embolsaron más de 250 millones de las antiguas pesetas alrededor de todo el mundo. Estuvieron en Madrid, Barcelona, Las Vegas y multitud de ciudades europeas. En muchas de ellas se les prohibió el acceso a los casinos, dato que demuestra la magnitud de su hazaña. Por supuesto, eso es imposible de realizar en casinos online como Bet365 ya que cuentan con un perfecto algoritmo matemático sin fisura algunas.

Nos queda por repasar el origen de las máquinas tragaperras, también conocidas como tragamonedas o slots, que es como se les denomina en los países anglosajones. Al ser más reciente, su invento está mucho mejor situado en la historia. La primera noticia de la que se tiene constancia fue en San Francisco y básicamente consistía en un simple mecanismo que otorgaba recompensas si ciertas combinaciones tenían lugar. Tres ruedas rotatorias con cinco figuras distintas es todo lo que incluía, pero eso supuso una semilla que más adelante daría lugar a un entramado sin igual.

Poco a poco, su diversión y sus posibles beneficios corrieron como la pólvora por todo el país, dando lugar a nuevas variaciones hasta límites insospechados. Los botes que podías obtener al principio se limitaban a simples chicles de sabores (de ahí los símbolos originales de frutas), pero a día de hoy ascienden a miles de euros o dólares.

Algo parecido ha ocurrido con las temáticas o estéticas. De los típicos tambores con una palanca en el lateral se pasó a las tragaperras digitales, lo que abrió un mundo completamente nuevo. En la actualidad, las máquinas tragamonedas tienen estilos para todos los gustos, desde series de televisión a deportes, películas y un largo etcétera. Cada una de ellas cuenta con sus propios símbolos y variantes, pero la esencia sigue siendo la misma.

No pasa un solo día, sobre todo en los casinos online como Bet365 o similares, en el que no aparezca una nueva temática sobre algún género en particular. Es un sector que evoluciona de forma constante y nadie sabe hasta donde puede llegar. Obviamente, la cuna de los juegos de azar se encuentra actualmente en Las Vegas, Estados Unidos, donde todos los hoteles y restaurantes cuentan con su propia ubicación para estos divertimentos. Incluso el propio aeropuerto cuenta con slots para que pases el tiempo hasta que tu avión despega, una auténtica barbaridad.

Ya es imposible catalogarse como moda porque cada nueva generación sigue apostando cada vez más que la anterior. La aparición de las casas de apuestas sobre eventos deportivos (Betfair, Luckia, Sportium, Bet365, etc) no ha hecho más que acrecentar la leyenda de los casinos, por lo que nadie sabe a ciencia cierta hasta cuando no tocará techo.

fichas de casino


Estamos seguros de que en un futuro no muy lejano tanto el blackjack como la ruleta o las máquinas tragamonedas darán un nuevo salto tecnológico para brindarnos nuevas posibilidades de juego. Estamos en un momento donde cada año hay nuevos descubrimientos y si a eso le sumamos el auge de las apuestas y los juegos de azar, la combinación puede llegar a ser explosiva.

Tanto si eres aficionados a los casinos online como físico, nunca está de más tener un poco de conocimiento sobre cómo y cuándo se originó todo. Probablemente no te dará ninguna ventaja en cuanto a beneficios, pero quedarás como todo un señor en las típicas charlas con otros jugadores que te encuentras. Hay que tener en cuenta de que formamos parte de la historia viva de la edad de oro de este sector, así que lo mínimo que podemos hacer como jugadores es disfrutarlo y estar orgullosos de ello.
La historia de los casinos de principio a fin